Es sobradamente conocido, el aumento de información sobre salud de los últimos años, el acceso fácil a fuentes de información escrita por diferentes vías ( gooble, redes sociales, etc..) , lo ponen de manifiesto. Otro tema es la validez o evidencia científica que tenga dicha información, por tanto para solventar esto último, el Ministerio de Salud y agencias de seguridad del paciente han formulado recomendaciones para que pacientes y sus familiares sean activos y monitoricen sus tratamientos. Prueba de ello, son las veinte recomendaciones para mejorar la seguridad en los pacientes de la AHRQ ( Agency for Health Research and Quality ), en ingles y castellano, son muy básicas y sencillas, pero que sin un papel activo de los usuarios serían imposible llevar a cabo.
¿Cuáles son las razones por lo que es necesario un ROL ACTIVO, tanto para el usuario como para el sistema?.
Se pueden resumir así:
1.-Nos lleva a una efectiva y segura práctica clínica. La información aportada por el paciente ayuda a afinar en el tratamiento. Pero esto no se consigue sino hay un feedback de comunicación , un diálogo en la relación paciente/familia- profesional. Meta común a preocupar a profesionales y usuarios.
2.-La proactividad y una fluida comunicación destierran el antiguo esquema y rol desempeñado por los sistemas sanitarios. El paternalismo y suficiencia deja paso al empoderamiento, con la toma activa en sus decisiones de salud. Por ello se hace necesario la ALFABETIZACION en salud ( Health Literacy ),que se identifica como cuatro importantes modos de gestionar la información en salud: encontrarla, entenderla, evaluarla y aplicarla a nuestra propia vida para la toma de decisiones en salud.
3.-Cada persona es gestor de su autocuidado e incluso cuando no se percibe enfermedad, porque la proactividad conlleva a la consecución y preservación del máximo nivel de salud (prevención de la salud). Por tanto se convierte en premisa para afrontar la CRONICIDAD, aún cuando la enfermedad está presente, y como meta común para evitar la aparición de la misma con un incentivo del autocuidado.

Son suficientes razones para que usuarios y profesionales pongamos todo nuestro interés en contribuir, y trabajemos para conseguir una atención más individualizada, de mayor calidad, donde el EMPODERAMIENTO sea el cimiento de este trabajo.

*Los veinte consejos o recomendaciones de AHRQ (Agency for Health Research and Quality). http://www.ahrq.gov/patients-consumers/care-planning/errors/20tips/20tipssp.html.
*Fuentes fiables de tratamiento. Consultar opciones de tratamiento según evidencia científica más reciente, en la página web de Effective Health Care ( Efectividad de la atención médica) en español. http://effectivehealthcare.ahrq.gov/index.cfm/guides-for-patients-and-consumers/informacion-en-espanol..